martes, 5 de julio de 2011

CLASE 1: El camino de la Iniciación Cristiana

El camino de la Iniciación Cristiana

Comenzamos en esta AULA ABIERTA una serie sobre un tema de gran actualidad. La realidad pastoral nos exige una renovación a fondo. El III Congreso Catequístico Nacional, en mayo 2012 tratará sobre esta temática. Este es un tiempo propicio de acompañar el camino con textos disparadores de la reflexión, para provocar la búsqueda de nuevos horizontes en nuestra práctica catequística.

En estos tiempos, nuestro interlocutor es un nuevo sujeto, como nuevo es el contexto socio-cultural en el que vivimos, y nuevos también son los tiempos que vive la Iglesia. Es por eso que planteamos la necesidad de resignificar nuestra catequesis desde esta perspectiva.

En esta nueva etapa del Aula Abierta, cual vamos a revisar desde distintas miradas lo que implica hablar de Iniciación Cristiana. Como ya informamos en el Nuevos Horizontes Nº 6, la participación en el Aula Abierta puede ser elegida como un modo de prepararse para el SENAC. Es decir, que resignificamos este espacio como una de las modalidades posibles para el pre – seminario. Antes de presentar la Clase Nº 1, detallamos a continuación, el programa de este espacio de formación.

Nos proponemos:

- VER la realidad de los itinerarios de Iniciación Cristiana en nuestros contextos pastorales

- ILUMINAR esa realidad con esta nueva propuesta de renovar la catequesis en clave de Itinerario de Iniciación Cristiana, ahondando en su significado teológico-pastoral.

- OBRAR para transformar nuestra práctica catequística en orden a hacerla más viva y operante.

CONTENIDOS

Ø Clase Nº 1: El “hoy” de la Iniciación Cristiana

- Una mirada a nuestra realidad pastoral. El sujeto de esta iniciación, sus motivaciones y las de la Iglesia para con él.

- Pérdida de la centralidad del Misterio Pascual en la liturgia y de la práctica sacramental.

§ Anexo: Concepto clave: cristocentrismo trinitario en los sacramentos.

§ Para rezar lo aprendido

Ø Clase Nº 2: La Iniciación en sentido amplio

- Concepto de iniciación

- Mirada a los ritos iniciáticos en otras culturas.

§ Anexo: El lenguaje iniciático: signo y símbolo

§ En qué se inician hoy los sujetos, mirada antropo-sociológica.

§ Para rezar lo aprendido.

Ø Clase Nº 3 : Iniciación Cristiana, en la historia

- Rastreamos en la Biblia (en al AT y en el NT)

- Pedagogía de la iniciación en Jesucristo

§ Anexo: La iniciación en la época patrística

§ Para rezar lo aprendido.

Ø Clase Nº 4: Iniciación Cristiana y Catecumenado

- El catecumenado: unidad y mistagogia en la iniciación

- Teología del misterio en la liturgia y en el organismo sacramental

- ¿Itinerario de iniciación o “autismo” sacramental?

- Hacia un camino sacramental fecundo, inclusivo y permanente

      • Anexo: Iglesia Oriental: continuidad en un proceso integral
      • La Iniciación: un camino casi olvidado.
      • Para rezar lo aprendido

Ø Clase N º 5 : Actualidad de la Iniciación Cristiana ( I)

- La Iniciación Cristiana: una responsabilidad comunitaria

- Distintos niveles de responsabilidad.

- Iniciación y piedad popular (experiencia del santuario)

§ Anexo: En las comunidades y ámbitos (parroquia, colegio, movimiento...)

§ Rezamos lo aprendido

Ø Clase N º 6: Un nuevo modelo de Iniciación Cristiana

- Un nuevo modelo: el kaino-catecumenal

- Anhelos de restauración de la unidad de la iniciación cristiana.

- El diálogo ecuménico y la unidad de la iniciación cristiana.

§ Anexo: Catequesis de la identidad.

§ Rezamos lo aprendido

Ø Clase Nº 7

- Una eclesiología de comunión, marco para la IC

- Aparecida y su aporte sobre la Iniciación Cristiana

§ Anexo: El nuevo paradigma de la Catequesis desde el Instituto Internacional de Catequesis Lumen Vitae: Hacia comunidades catequizadas y catequizantes.

§ Rezamos lo aprendido

Ø Clase Nº 8 : Espiritualidad de la iniciación

- La persona del catequista de iniciación: vocación y ministerio singulares

- Caminar acompañando personal y comunitariamente

- Camino de la Iglesia para que la Iglesia camine

§ Anexo: Trabajo final

§ Rezamos lo aprendido

Formas de evaluación

Pueden elegir entre una de estas dos opciones:

· Evaluación sumativa: Realizar el trabajo final propuesto en la última clase del 19/8 (como trabajo previo al SENAC)

· Evaluación procesual: Enviar un archivo a senac@isca.org.ar con la recopilación de todas sus participaciones en los foros. Nunca podrán ser menos de 8 por cada catequista-alumno.

Bibliografía básica:

- Lineamientos y orientaciones para la renovación de la Catequesis de Iniciación Cristiana, Comisión Episcopal de Catequesis y Pastoral Bíblica. Oficina DEL Libro, 2010

- Documento conclusivo Vº Conferencia del Episcopado de Latinoamérica y el Caribe, en Aparecida, Oficina del Libro 2007

- El gran Sacramento de la Iniciación Cristiana, tesis de Licenciatura del Pbro. Fabián Esparafita.

- Recopilación de textos con respecto al tema Iniciación Cristiana realizado por el Equipo ISCA, en http://www.isca.org.ar/juntanc-2007docs.htm

- Materiales traídos por Nilda Rosso y Andrea Zannol, enviadas por el ISCA al ITEPAL a capacitarse en Catequética., en http://www.isca.org.ar/juntanc-2007docs.htm

- Catequesis con impulso. La renovación misionera de la catequesis, Pbro. Dr. Víctor Manuel Fernández, San Benito, 2009

- Caminos para la fe. Líneas básicas sobre itinerarios de educación en la fe, Josep Ma. Maideau, Editorial Claretiana, 2010

- La conversión misionera de la catequesis, Cuadernos AECA, Editorial PPC, 2007

- El primer anuncio. El eslabón perdido, Xavier Morlan, Editorial PPC, 2009

- Volver a empezar, André Fossion, Editorial Sal Terrae, 2005

Clase Nº 1: El “hoy” de la Iniciación Cristiana

Nos dice el P. Fabián Esparafita en su tesis:

El tema de la «iniciación cristiana», creemos, reviste suma importancia. En efecto, está relacionado directamente con el comienzo de la vida cristiana y nos refiere a la tarea central de la Iglesia[1] de «hacer cristianos».[2] Se destaca aún más su importancia[3] al reconocer, por un lado, que, hacia el interior de nuestras comunidades, exige una permanente revisión y vigilan­cia,[4] dado que en ella está el fundamento de la identidad de sus miembros; y que, por otro lado, en lo que hace al diálogo con otras comunidades cristianas, actúa como articulador en la continuidad y profundización de los caminos que faciliten y favorezcan la unidad ecuménica.[5][6]

Mirando los primeros tiempos de la Iglesia podemos revisar nuestra actualidad pastoral a fin de descubrir nuevos caminos. No se trata de repetir modelos anacrónicamente sino de beber en la mística que animaba aquellos tiempos para re-crear nuestra catequesis resignificando la práctica cotidiana.

Nos dicen nuestros Pastores: [7]

…”La revisión y renovación de la catequesis inicial es una convicción general que surge tanto de la nueva eclesiología propuesta a partir del Concilio Vaticano IIº como de la necesidad de una consecuente pastoral orgánica, junto a la realidad social y cultural actual, profundamente desafiante[8].

Estamos en un cambio de época, con profundas transformaciones, culturales, sociales, familiares, etc. La vida cristiana y eclesial –y por ende, nuestra propuesta pastoral-, necesita un urgente reajuste a esta realidad nueva. Debemos mirar con mucho realismo y sinceridad nuestra situación. “Son muchos los creyentes que no participan en la Eucaristía dominical, ni reciben con regularidad los sacramentos, ni se insertan activamente en la comunidad eclesial (...) este fenómeno nos interpela profundamente a imaginar y organizar nuevas formas de acercamiento a ellos para ayudarles a valorar el sentido de la vida sacramental, de la participación comunitaria y del compromiso ciudadano. Tenemos un alto porcentaje de católicos sin conciencia de su misión de ser sal y fermento en el mundo, con una identidad cristiana débil y vulnerable[9]. El gran desafío hoy es la iniciación cristiana, es ver “cómo estamos educando en la fe y cómo estamos alimentando la vivencia cristiana”[10], en esta sociedad y cultura en la que vivimos, más aún teniendo en cuenta la descripción planteada en el documento de Aparecida ya que “...en muchas partes, la iniciación cristiana ha sido pobre o fragmentada”[11].

Ante estos desafíos, la realidad catequística en nuestro país nos cuestiona, de allí la firma convicción de los Obispos argentinos acerca de la necesidad de una profunda renovación y optimización de nuestra catequesis de iniciación cristiana…”

Una mirada a nuestra realidad pastoral. El sujeto de esta iniciación sus motivaciones y las de la iglesia para con él

Nos dice el documento de Aparecida[12] que cuando hablamos de Iniciación Cristiana en nuestras comunidades siempre se oyen voces que diagnostican:

  • falta de compromiso y perseverancia de los bautizados”… « ¿dónde están los bautizados?»
  • una identidad cristiana frágil o débil”… « ¡y esa persona dice que es católica
  • falta de conciencia de la misión… « ¿no tenemos que ser sal y fermento en la masa?»

Por lo tanto, como comunidad eclesial Aparecida nos invita a revisar…

  • cómo educamos en la fe
  • cómo alimentamos la vivencia cristiana

Debemos volver con fervor a los primeros tiempos de la Iglesia para dar testimonio de nuestro encuentro vital con Jesucristo y as…

  • invitar a otros y acompañarlos en su encuentro con Jesús... que sean discípulos
  • compartir con ellos el camino de la fe para seguirlo… que sean misioneros

Hay que buscar con creatividad un modelo operativo de Iniciación Cristiana que nos ayude a replantear y resignificar…

- el qué

- el para quién

- el cómo

- el dónde … se realiza la Iniciación Cristiana

Pérdida de la centralidad del misterio pascual en la liturgia y de la práctica sacramental .

No es nuevo ver cómo se ha perdido la práctica sacramental. Ya en el Documento Navega Mar adentro nuestros Pastores llamaban la atención sobre la necesidad de resignificar el domingo como día del Señor y desde allí renovarnos.

Una auténtica espiritualidad de comunión nace de la Eucaristía. Ella colma con sobrada plenitud los anhelos de unidad fraterna que alberga el corazón humano. No es casual que el término comunión se haya convertido en uno de los nombres específicos de este sublime sacramento. Del mismo modo, esta actitud del corazón se alimenta en la escucha constante de la Palabra de Dios, en la liturgia dominical, en la celebración gozosa del sacramento del perdón, en la oración personal y en la misma vida comunitaria con todas sus exigencia. (NMA 85)

… muchos no participan en la vida de las comunidades cristianas, debilitándose su sentido de pertenencia y el crecimiento en la fe. Ante esta realidad de fragilidad espiritual, cada vez más acentuada, tenemos que poner un particular empeño para que, mediante un vigoroso anuncio del Evangelio, ningún bautizado quede sin completar su iniciación cristiana, facilitando la preparación y el acceso a los sacramentos de la Confirmación, la Reconciliación y la Eucaristía. Con suave pero firme persuasión pastoral, hemos de invitar a participar de una vida cristiana que se distinga por el arte de la oración, y ponga su mirada en alcanzar la plenitud de la participación eucarística, sobre todo en la celebración dominical…(NMA 92)

El comprometernos en la renovación de la catequesis en clave de Iniciación Cristiana tendrá como fruto un resurgimiento de todo esto ya que el encuentro con el Señor nos abre al “hambre” de alimentarnos de Él y de compartir entre nosotros como hermanos, miembros de su familia.

ESTA CLASE NOS INTERPELA

Mirando la realidad pastoral donde desarrolla su tarea catequística:

- ¿Qué elementos agregaría a nuestra reflexión que nos impulsan a resignificar los procesos de Iniciación Cristiana en nuestras comunidades?

- ¿qué aspecto le parece prioritario para renovar esos procesos?



[1] Al usar este término tenemos en cuenta la concepción referida en LG 8; reconociendo además los múltiples modos de pertenencia a ella según se describe en el mismo documento conciliar (cf. LG 14-16).

[2] «Fiunt, non nascuntur christiani». Cf. Tertuliano, Apologeticus pro Christianis XVIII (PL 1,378).

[3] Es de destacar el crecimiento incesante de la literatura sobre este tema: nos permitimos ofrecer como referencia algunos artículos publicados en Revistas como La Maison Dieu (MD) 132, 182, 185; Teología y Catequesis (TeCa) 4, 21, 28, 31-32, 72; Estudios Trinitarios (EstTrin) 27, Phase (Phase) 11, 17, 20, 22, 24, 25, 28, 29, 30, 33, 36; Rivista Liturgica (RivLi) 48, 54, 64, 66, 71, 76, 79. Allí puede observarse cómo los temas referentes a la iniciación cristiana ocupan un significativo espacio tanto en cuanto a la extensión que se les dedica -algunas revistas consagran números enteros a la temática (MD 182; TeCa 72; Phase 22, 29; RivLi 54, 66)-, como a la frecuencia con la que aparecen…

[4] «Tal vigilancia debe estar siempre presente y operante en la conciencia del siervo fiel, determina la conducta moral, práctica y presente que debe caracterizar al cristiano en el mundo. El llamamiento a la vigilancia está intimado por el Señor también en orden a hechos próximos y cercanos, es decir, a los peligros y a las tentaciones, que pueden producir caídas o desviaciones en la conducta del hombre (cf. Mt 26,41). Así, es fácil descubrir en el Evangelio una continua invitación a la rectitud de pensamiento y de acción» (ES 15); Vigilancia que no es otra cosa sino «solicitud por el bien de toda la iglesia» (cf. PGs 19). Como testimonio de esta vigilancia–solicitud podemos observar las distintas propuestas pastorales que intentan responder al desafío de la iniciación, las cuales no dejan de generar ciertas dificultades y desavenencias en el mismo seno de la Iglesia. De allí nuestro interés por abordar la reflexión de este tema.

[5] Cf. Borobio, D., La Iniciación Cristiana, Salamanca: Sígueme 1996, 15.

[6] Cf. Pbro. Fabián Esparafita, Tesis de Licenciatura «La Iniciación Cristiana», Introducción

[7] Cf. Comisión Episcopal de Catequesis y Pastoral Bíblica, Lineamientos y orientaciones para la Renovación de la Catequesis de Iniciación Cristiana, Introducción (en edición)

[8] Cf. NMA, 22-23.

[9] DA, 286; los resaltados son nuestros.

[10] Id. 287.

[11] Id.

[12] Cfr. Documento Conclusivo de Aparecida nº 286 a 300

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada